26
Oct

¿Quién tiene que formar a los abogados?

Escrito el 26 octubre 2011 por Law School en Artículos de Opinión

Soledad Atienza

Con los cambios en el sector de la abogacía y la adaptación de las universidades al proceso de Bolonia ¿Quién tiene la responsabilidad de formar a los abogados?  

En el pasado han sido los abogados quienes han formado a otros abogados. Hoy, en un mercado de servicios jurídicos más complejo y competitivo, los despachos de abogados necesitan que los nuevos abogados estén ya preparados para el ejercicio de la profesión.  Los abogados del siglo XXI tienen menos tiempo para formar a jóvenes abogados.  Las estructuras y el nivel de exigencia de las grandes organizaciones no dejan espacio para que los abogados con experiencia formen a los jóvenes.

En España, durante mucho tiempo, los alumnos aprendían Derecho en la universidad y aprendían a ser abogados trabajando. Aprendían a través de la pasantía, de los mentores … Sin embargo, ahora son las universidades, las escuelas de Derecho, las que tienen que preparar a los abogados para la práctica de la profesión, y tienen que formar abogados, no solo que enseñar Derecho.  Algo que durante mucho tiempo ha recaído en los abogados, ahora recae en los profesores. Se produce, por tanto, un traslado de la responsabilidad sobre la formación de los abogados.

En tiempos de crisis económica, los clientes renegocian las minutas, no admiten pagar tarifas excesivamente elevadas y en algunos casos no están dispuestos a pagar por el trabajo de los abogados en formación. Por este motivo las organizaciones necesitan crecientemente contratar abogados con una formación suficiente para el ejercicio profesional.

El proceso de Bolonia recoge entre uno de sus principios fundamentales el de la “empleabilidad”.  La formación que ofrecen las universidades ha de estar orientada a facilitar la empleabilidad de los estudiantes; esto significa que han de prepararse para su salida al mercado profesional y para el ejercicio de una profesión.  Una de las profesiones para la que se preparan los estudiantes de Derecho es la abogacía, y para eso han de formarse como abogados en la práctica, no solo en la teoría. 

Creo que la formación de los abogados se tiene que llevar a cabo a través de los contenidos y del método.  Los contenidos han de ser unos orientados a la práctica profesional, y no me refiero solo a incluir habilidades en los programas de Derecho, que sin duda es imprescindible; pero también a proponer contenidos jurídicos técnicos orientados al ejercicio de la abogacía, teniendo presente la figura del cliente, del juez, del abogado ….  El método debe ser uno activo, en el que se exija a los alumnos participar en el proceso de aprendizaje y que sean ellos los protagonistas de la enseñanza; frente a un método pasivo, en el que los alumnos se limiten a recibir información y a retener una pequeña parte de ella. 

Si comparamos la formación de abogados por ejemplo con la de los médicos, vemos como frente a lo que ocurre con los abogados, no existe formación médica sin una enseñanza práctica.  Nadie confiaría en un médico que únicamente hubiera recibido formación teórica. Pienso que se pueden aprender muchas cosas de la formación de otras profesiones aplicables a la de los abogados.

Soledad Atienza es profesora de Derecho en IE Law School y directora del grado en Derecho en IE University.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar